Category: Toltequidad


mexicalpandelastunas

Discutimos luego acerca de una profecía tibetana que mencionaba a México como lugar de inicio de un gran cambio de conciencia.

– El cambio ya fue iniciado – dijo Don Lucio – y será muy grande.

Advertisements

Que onda se antojan para ir a caminar al cerro y hacer unos buenos pases 🙂

El Proceso de Mestizaje

 En la época moderna predomina entre los seres humanos una visión de la historia de carácter lineal, esto es, se tiende a considerar que elproceso evolutivose realiza en forma ininterrumpida y siempre ascendente. En las antiguas culturas, por el contrario, prevalecía una concepción cíclica o en espiral del devenir histórico. Así, por ejemplo, abundan las cosmogonías que aluden a la existencia de humanidades anteriores a la actual, las cuales se degradaron o perecieron por no desempeñar correctamente las funciones para las que hbían sido creadas.

 Todo lo relativo a la Conquista  cobra sentido y adquiere significado cuando se entiende lo que ésa fue en verdad. Los Aztecas siempre supieron que su tiempo había concluido y que el Imperio hiba a perecer, entendian muy bien que su suerte estaba hechada. No realizaron por tanto una guerra buscando objetivos militares. Sabían que así derrotasen a las huestes de Cortés eso no cambiaría las cosas, ya que después de esas tropas siempre podían llegar otras. Su victoria era imposible, el final del Imperio estaba señalado por fuerzas muy superiores a la voluntad humana. Hicieron entonces lo único que esposible hacer en esos casos: efectual un ritual. Su lucha con los conquistadores es eso, un ritual de sacrificio, en el cual el pueblo azteca se inmoló consciente y voluntariamente.

-Y cual fue el propósito de ese ritual de sacrificio?

El mismo propósito que ha tenido siempre todo ritual de autentico sacrificio: perder la materia y salvar el espíritu. Es algo del todo semejante a la conducta asumida por los primeros cristianos. Cuando estos entraban cantando al circo romano para ser devorados por la fieras, lo hacían a sabiendas de que perderían su vida corporal pero que gracias a ello salvarían su alma. Eso mismo hicieron los aztecas, con la diferencia de que el espiriu que estaban tratando de salvar no era el individual de cada uno, sino el espíritu de Mexico.

-Como es eso?

Sí, para que tuviese éxito el doloroso pero necesario injerto que estaba por iniciarse en el ser del páis, se necesitaba antes que nada asegurarse de que sobreviviese su espíritu, el cual corria peligro dependerse en el transcurso de la delicada operación. Hay tambien otras pruebas que lo confirman. México logró preservar los dos atributos mas importantes de cualquier ser sagrado: su símbolo y su nombre. Nuestra nación sigue teniendo el mísmo símbolo que ha tenido siempre: el águila, emblema del espíritu, trasciende a la materia representada por la serpiente. En igual forma, nuestro país ha conservado su auténtico nombre.

  Atendiendo a su esencia, los actuales habitantes de México forman un cruz de cuatro aspas. Tres de estas aspas son muy antiguas y corresponden a las distintas comunidades indígenas, que siendo aparentemente innumerables, pueden en realidad aglutinarse en tres grandes grupos atendiendo a las respectivas herencias culturales que las nutren: náhuatl, zapoteca y maya. La otra aspa de la cruz es aún muy joven, pues se empezo a fomrar en el siglo XVI a base del nuevo mestizaje: de hecho esta aspa apenas se está consolidando y adquiriendo su propia personalidad; no obstante, es a ella la que le corresponde en estos momentos dar movilidad a toda la cruz revitalizando a las otras tres, ya que éstas, por su misma antigüedad, se encuentran afectadas de una cierta decrepitud. 

Aún cuando lograr que México recobrase plenamente la conciencia correspondía principalmente al Popocatepetl y a la Itztaccíhuatl, los seres humanos podian colaborar para hacer que esta labor se realizase con mayor rapidez. Para ello era precisoque cada quien buscase la manera de alcanzar una elevada espiritualidad y de sacralizar al máximo su existencia.

 La misión de despertar a un ser—lo mismo se trate de una nación que de una persona—sólo puder ser realizada por quienes se encuentran previamente despiertos. Quien duerme no puede despertar a nadie.

Regina, Antonio Velazco Piña

Todo el paisaje varió sustancialmente en un segundo. Se hallaba en el centro de un pequeño islote y una interminable laguna de cristalina pureza se extendia por doquier. Junto estaba un anciano cuyas enérgicas facciones y penetrante mirada denotaban al auténtico caudillo, capáz de forjar naciones y guiar a sus habitantes a la conquista de elevadas metas.

Atrás del anciano, llenando el islote y ocupando numerosas canoas agrupadas entorno al mismo, se apretujaba una gran multitud de personas que observaban, expectantes y reverentes lo que frente a ellas acontecía.

            Encima de un nopal de rojas tunas, una enorme Aguila combatia ferozmente con una ondulante serpiente. Las desplegadas y vibrantes alas del ave denotaban la intensidad de la lucha. Al sentirse derrotado el avieso reptil intento vanalmente zafarse de las garras que le atenazaban.

Concluido el encuentro con la rotunda victoria del Águila, ésta emprendió el vuelo hasta perderse en lo alto del cielo.

Me Xhic Co- Me Xhic Co- Me Xhic Co!!

… Tula se revela como un espejo que muestra el conocimiento para vernos reflejados en el cosmos.

Y allá existe el gran espejo, el de dos caras, el que alborea en la región de los muertos, en el cielo.

…crear un espejo del cielo en la tierra.

Si en Tula está el espejo de la creación, también está el espejo negro, el detalle de los relatos y esencia de nosotros mismos.

Tezcatlipoca le muestra el espejo donde ve la divinidad.

... un espejo negro en el cual Quetzalcoatl vio la máscara de su santidad falsa.

Entendían muy bien a los espejos, todos usaban espejos, siempre lo llevaban sobre su espalda y cuando salían al camino, en orden, en fila. ahí iban mirando el espejo que llevaba sobre su espalda el que iba adelante.

Al final de sus transformaciones todo lo que vio en el espejo Quetzalcoatl ya es parte de si mismo.

… viajará por el interior del espejo, el espacio de los reflejos.

… el disco espejo del sol.

De nuevo se confrontará Quetzalcoatl con las fuerzas de este lugar, donde rige el deseo. Volverá a errar y a verse en el espejo negro para conseguir la purificación.

Quienes logran desentrañar en si mismos el secreto del todo se vuelven personas espejo.

En el espejo de Tula se pasa por diferentes elementos, por densidades, por el interior del cuerpo, por los mundos de los dioses, por dimensiones donde no hay espacio.

... en ese camino, en su juego de espejos también está el encuentro con nuestra divinidad, una montaña tragada por los edificios, una escultura compleja, un espejo del cielo.

Alberto Davidoff Misrachi

En la noche de los tiempos, allá por Teotihuacan, los dioses se reunieron para planear el nuevo día. Y preguntaban quien llevaría a cuestas la luz. Entre los allí reunidos se presentó Tecuciztécatl. ¿Y quién más? Como todos se miraban temerosos y se escondían, los dioses se dirigieron a Nanahuatzin, quien tranquilamente aceptó pues amaba a los dioses.
 
Tecuciztécatl y Nanahuatzin comenzaron a preparar sus ofrendas mientras ayunaban como penitencia; a la par, los dioses preparaban el fuego de la “roca divina”. Todo lo que Tecuciztécatl ofrendaba era precioso: plumas de quetzal, oro, espinas de jade, copal y sangre de coral obtenida por espinas de obsidiana. Lo que Nanahuatzin ofrecía eran cañas verdes, plantas medicinales, ocote, espinas de maguey y la sangre pura que manaba por su empleo. 
 
Cada uno hizo penitencia en los montes que les construyeron los dioses, los que se dicen son hoy conocidos como las pirámides del Sol y de la Luna. Al concluir el periodo de ayuno regaron sus ofrendas en la tierra y a la medianoche se adornaron y vistieron. A Tecuciztécatl le obsequiaron un tocado de plumas de garza y a Nanahuatzin le regalaron un tocado de papel.
 
Así fue que los dioses comenzaron a reunirse alrededor del fuego divino y en medio colocaron a Tecuciztécatl y a Nanahuatzin. Le ordenaron a Tecuciztécatl que se arrojara al fuego. Este obedeció con premura, pero al sentir el ardor del fuego no lo pudo resistir y retrocedió. Lo intentó una, dos, tres, cuatro veces más y no fue capaz de lanzarse a las llamas; en ese momento, le ordenaron a Nanahuatzin que se adentrara en las llamas. Se arrojó decidido; hizo fuerte su corazón, cerró los ojos y no vaciló. Ardía en el fuego divino. Aquella actitud decidida hizo reflexionar a Tecuciztécatl sobre su temor, e impulsado por el arrepentimiento, se lanzó a las llamas…aunque para entonces, ya era tarde. En esos momentos un águila descendió hacia la hoguera y súbitamente un ocelote brincó dentro cuando las llamas casi se apagaban. De esta forma se explican el negro plumaje del águila y las manchas del ocelote.
 
Los dioses aguardaban de un momento a otro la aparición de Nanahuatzin en algun lugar del cielo, ya transformado en sol. Y el sol llegó del oriente pintado de rojo, hiriendo la vista, esplendoroso, proporcionando calor. Tecuciztécatl llegó después, brillando con igual intensidad. Los dioses se preguntaban que hacer con dos soles. Alguno tomó un conejo y con él abofeteó al segundo sol, opacando su brillo y transformándolo en la Luna.

En las palabras de mi querido compañero Jaguar Emilio Lome:

Tonantzin Guadalupe, el último códice indìgena que los ancestros hicieron pasar por imagen catòlica para que el invasor la aceptara.

Es en realidad la Madre Tierra que despierta victoriosa al llegar el sexto sol, es decir, en este tiempo nuevo.
———————–

Santa María de Guadalupe:

“… la imagen no sólo era un enjambre sintético de símbolos o una fórmula mágica para lograr el despertar de la Conciencia.

Representaba algo real pero en potencia; el Espíritu de Me-xi-co en continuidad con la nueva raza creada a partir de un injerto …”

“El prototipo”: Capítulo III: Grinberg-Zilberbaum, Jacobo

El Ahuehuete

“Es el quien autoriza que este espacio sagrado pueda ser utilizado para cumplir sus funciones, que son principalmente las de constituir una doble puerta: horizontal y vertical. La puerta horizontal es la que permite entrar ritualmente al actual centro sagrado del país.

Los aztecas estuvieron acampados varios años en las cercanías … esperando a que este… les diera el permiso de cruzar esta puerta, recorrer el último tramo de su peregrinación, llegar al centro y fundar Tenochtitlan.

La puerta vertical no se ha utilizado desde hace muchos siglos, desde la época de los Toltecas, cuando algunos de los máximos sacerdotes la empleaban para dejar el mundo y a través de ella pasar a otros planos.

Fue lo que intentó hacer Moctezuma cuando supo de la llegada de los europeos, pero el ahuehuete no le dio permiso y tuvo que regresarse a en­frentar su destino.”

Los siete rayos”: Antonio Velazco Piña

Energías Cósmicas

“- La conclusión de la más reciente Edad histórica de predominio de la inteligencia racional sobrevino como resultado de un cataclismo de proporciones mundiales acontecido hace aproximadamente doce mil años antes de Cristo; pero antes de que esto ocurriese las culturas desarrolladas a lo largo de esa Edad alcanzaron profundos conocimientos científicos y tecnológicos que encauzaron para el aprovechamiento de diversas “fuerzas cósmicas”. …


… Nuestra ciencia comienza a redescubrir el hecho de que la Tierra recibe constantemente del espacio exterior una gran variedad de radiaciones e influencias a los cuales les dan diversos nombres: fuerzas electromagnéticas, rayos cósmicos, partículas subatómicas, etc. Las culturas desarrolladas durante la remota Edad histórica a que nos referimos, lograron construir una serie de “máquinas” extraordinarias por medio de las cuales estaban en posibilidad de captar y aprovechar varias de esas fuerzas provenientes del espacio …


– ¿Que pruebas existen para poder afirmar la existencia de avanzadas culturas tecnológicas en una época tan remota? …

Existen muchas … pero la más importante la constituyen los numerosos restos, regados por toda la faz de la Tierra, de las “máquinas” construidas por los habitantes de aquel entonces …
Le mencionaré los restos de tan solo dos de ellas: La Gran Pirámide de Egipto, y la del Sol, en Teotihuacan”
“La mujer dormida debe dar a luz”: Ayocuan; pp. 69-70

“Los personajes y los símbolos grabados en la roca han quedado invariables defendidos de la destrucción de los conquistadores españoles, a través de un silencio sagrado, esos hombres del otro lado del Atlántico, que vinieron desde el Este, como Quezacoatl y Kukulkan, los dioses o héroes míticos esperados en el siglo XVI.
Los mexicanos de ahora no se sienten depositarios de esos secretos que han sido legados de boca a oreja, por miles y miles de años.
Los han estudiado durante medio siglo, allí en las rocas talladas de los tres continentes; pero después de 500 años  empiezan a sentir que ya es hora, que unidos en una sola raza nueva, empiecen a descubrir y dar a conocer los mensajes eternos que encierran sus montañas, sus huacas, sus templos sagrados.
El pacto de silencio ha terminado; todos están relevados del juramento ancestral; hay que seguir investigando para que la oscuridad se vaya definitivamente y se haga la luz de los nuevos tiempos.”

El Valle Sagrado de Tepoztlan