SONY DSC

 

Durante años Fan, nacido en I Ping, buscó el Tao. Para ello, se aisló en la soledad de las montañas en los alrededores del Monte Omei.

Una mañana… Fan se rio a carcajadas:

¡Ja, ja, ja, ja! ¿Por qué no me lo dijo antes? Yo no he encontrado el Tao, si no que de repente me he dado cuenta de que nunca lo habia perdido. Aquellas nubes carmesí del amanecer, aquella luz brillante del mediodia, el curso den las estaciones, el derretirse y el evaporarse de la luna…, todo eso no son funciones majestuosas o simbolos propicios de lo que se esconde detrás.

Son el Tao. Nacer, respirar, comer, Releer, caminar, sentarse despertar, dormir, vivir, morir… hacer todo eso es seguir el Tao. Cuando aprendes a tomar las cosas como vienen, sin preocuparte con pensamientos de alegria y tristeza…, dejándote llevar sin pensar en el deseo de que algo sea distinto de lo que es…, entonces eres una sola cosa con las nieblas del valle, las nubes flotantes. Has alcanzado el Tao, has renacido inmortal. Es una broma pasarse años buscando lo que nunca se perdió.

Advertisements