parachute__by_palomajros-d35f7xh

“¿Cuántos buscadores de la verdad existen?”, le preguntó un tipo muy engreído que se las daba de sufí a un derviche que pasaba sutasbîh cadenciosamente sentado en la puerta de una jânaqa. “Uno menos de los que tú piensas que hay”, fue la respuesta del derviche.

Lo que te aparta de la senda interior es tu forma de transitar por ella, sobre todo cuando uno se da demasiada importancia, a veces incluso por nada.

Y es que, como afirmaba Bistâmí, “quienquiera que conozca a Allâh (Dios), no dice jamás Allâh (Dios)”.

No te vanaglories nunca de pertenecer al círculo de los derviches, no sea que te extravíes o, peor aún, que vuelvas atrás.

Advertisements