Archive for August, 2013


Tao

tristar1¿Me preguntas porque habito en
estas colinas verde jade?

Sonrío. No hay palabras
que expresen el sosiego
de mi corazón.

¿No ves lo fascinante
de la flor del Melocotón
arrastrada por el arroyuelo?

Aquí vivo en otro Reino.
Aquí estoy mas allá del mundo de los hombres.

Li Tai Po
( Siglo VIII

KiMonastery
En un monasterio budista ubicado en una ladera casi inaccesible de las frías y escarpadas montañas del Himalaya, un buen día uno de los monjes guardianes más ancianos falleció.

Le hicieron los rituales tibetanos propios para esas ocasiones, llenas de profundo respeto y misticismo. Sin embargo, era preciso que algún otro monje asumiera las funciones del puesto vacante del guardián. Debía encontrarse el monje adecuado para llevárselas a cabo.

El Gran Maestro convocó a todos los discípulos del monasterio para determinar quién ocuparía el honroso puesto de guardián.

El Maestro, con mucha tranquilidad y calma, colocó una magnifica mesita en el centro de la enorme sala en la que estaban reunidos y encima de ésta, colocó un exquisito jarrón de porcelana, y en él, una rosa amarilla de extraordinaria belleza y dijo:

He aquí el problema. Asumirá el puesto de Honorable Guardián de nuestro monasterio el primer monje que lo resuelva… Todos quedaron asombrados mirando aquella escena: un jarrón de gran valor y belleza, con una maravillosa flor en el centro. Los monjes se quedaron como petrificados en el más respetuoso silencio, hundidos en sus interrogantes internas… ¿Qué representaría ese bello jarrón con flores? ¿Qué hacer con él? ¿Cuál podría ser el enigma encerrado de tan delicada belleza? ¿Simbolizaría acaso las tentaciones del mundo? ¿Podría ser algo tan simple como que necesitara agua la flor? Eran tantas preguntas…

En un momento determinado, uno de los discípulos sacó una espada, miró al Gran Maestro, y a todos sus compañeros, se dirigió al centro de la sala y … zas!! Destruyó todo de un solo golpe.

Tan pronto el discípulo retornó a su lugar, el Gran Maestro dijo….;Alguien se ha atrevido no sólo a dar solución al problema, sino a eliminarlo. Honremos a nuestro Guardián del Monasterio….

El maestro explicó: En realidad, queridos míos, poco importa cuál es el problema.

Hay problemas cuyo aspecto nos confunde, ya que halaga los sentidos. En el fondo sigue siendo un problema.

El problema, es exactamente eso: un problema, y precisa ser eliminado, no importa que se trate de una mujer sensacional, o de un hombre maravilloso o de un gran amor que se ha esfumado. Por más hermosa que haya sido la experiencia que has vivido o lo significativa que haya sido la persona con quien has estado, si no existiera más sentido para ello en tu vida, tiene que ser eliminado.

Muchas personas cargan la vida entera el peso de cosas que fueron importantes en su pasado y que hoy solamente ocupan un espacio inútil en sus mentes, espacio que es indispensable para recrear la vida.

Un antiguo proverbio Chino dice: Para que tú puedas beber vino en una copa que se encuentra llena de té, es necesario primero tirar el té y entonces podrás servir y beber el vino.

Limpia tu vida, comienza por los cajones , armarios, hasta llegar a aquellas personas del pasado que no tienen más sentido que sigan ocupando un espacio en tu mente. Exígete a ti mismo crecer, superarte, y a los demás déjalos tranquilos sin esperar nada de ellos, así te ahorraras disgustos.

384270

“Alcanza la total vacuidad para conservar la paz.

De la aparición bulliciosa de todas las cosas, contempla su retorno.

Todos los seres crecen agitadamente, pero luego, cada uno vuelve a su raíz”.

Tao te King

tumblr_lbr6mpBYtb1qzb9xwo1_500Un día le hablaron de que todos los seres humanos nacen con un “don interior”, un potencial de carácter especial que los diferencia del resto. Sin embargo, le dijeron que era necesario trabajarlo para que funcionara a su máximo rendimiento.

-“Primero tendré que descubrirlo” –se dijo a sí mismo.-

Preguntó al maestro de su aldea y este le indicó la dirección de un sabio que vivía en una ciudad cercana.

-No puedo leer tu don, le respondió. Pero conozco a alguien que sí puede hacerlo, para ello deberás desplazarte a la capital del reino. Di que vas de mi parte y te tratarán como a un hijo.

Invirtió sus escasos ahorros en el viaje que creía le abriría las puertas al conocimiento de su capacidad interior, sin embargo tampoco en esta ocasión obtuvo la respuesta deseada. Sólo la indicación de un viaje mucho más lejano para el que debería sortear muchos peligros e invertir un dinero que no tenía.

Realizó todo tipo de trabajos para sobrevivir a medida que avanzaba en la dirección que le habían señalado. Aprendió distintas lenguas y oficios. Conoció culturas y costumbres dispares. Tras una peregrinación que duró años, en una cabaña en la profundidad de un bosque, encontró el anciano al que debía preguntar:

-Si has llegado hasta aquí ya no necesitas que nadie te diga cuál es tu don. Era imprescindible que salieras de tus límites conocidos, mucho más allá de ellos, para encontrarlo. Tenías que actuar, el don no es algo que pueda explicarse intelectualmente, había que vivirlo.

-¿Y si todavía dudo de mi don? –balbuceó el joven-

-Entonces te mandaré todavía más lejos, a un viaje en el que no tengas que dar ni un paso, te obligaré a que mires en tu corazón.

El Engreido

parachute__by_palomajros-d35f7xh

“¿Cuántos buscadores de la verdad existen?”, le preguntó un tipo muy engreído que se las daba de sufí a un derviche que pasaba sutasbîh cadenciosamente sentado en la puerta de una jânaqa. “Uno menos de los que tú piensas que hay”, fue la respuesta del derviche.

Lo que te aparta de la senda interior es tu forma de transitar por ella, sobre todo cuando uno se da demasiada importancia, a veces incluso por nada.

Y es que, como afirmaba Bistâmí, “quienquiera que conozca a Allâh (Dios), no dice jamás Allâh (Dios)”.

No te vanaglories nunca de pertenecer al círculo de los derviches, no sea que te extravíes o, peor aún, que vuelvas atrás.

madre padre

– No creas en nada simplemente porque lo diga la tradición, ni siquiera aunque muchas generaciones de personas nacidas en muchos lugares hayan creído en ello durante muchos siglos.

– No creas en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo crean.

– No creas en nada porque así lo hayan creído los sabios de otras épocas.

– No creas en lo que tu propia imaginación te propone cayendo en la trampa de pensar que Dios te lo inspira.

– No creas en lo que dicen las sagradas escrituras, sólo porque ellas lo digan.

– No creas a los sacerdotes ni a ningún otro ser humano.

– Cree únicamente en lo que tu mismo hayas experimentado, verificado y aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia.

mexicalpandelastunas

Discutimos luego acerca de una profecía tibetana que mencionaba a México como lugar de inicio de un gran cambio de conciencia.

– El cambio ya fue iniciado – dijo Don Lucio – y será muy grande.