487783_534654343234568_991666889_n

La Astrología es la Ciencia de arriba, el estudio del cielo y la influencia del Cosmos sobre el hombre; la Magia es la Ciencia de aquí abajo, el control que puede ejercer el ser humano sobre los elementos; la Alquimia permite la transmutación (no solamente de los metales) en el sentido de la Gran Obra Espiritual para reunir el principio de abajo al principio de arriba.

 La verdadera Obra de la Alquimia radica en el hecho de una transmutación psíquica, una transformación de las fuerzas físicas en espirituales, es el sistema Yoga por el cual se trabaja sobre sí mismo (“es preciso que nazcáis de nuevo”… fue enseñado).

Esa es la subida de “kundalini” a través de los “chakras” (la fuerza que vitaliza los centros nervo fluídicos), el equilibrio de las glándulas, o si se prefiere, el paso de la energía sexual (que reside en el plexo inferior y es simbolizada por el plomo) yendo a sublimarse en la glándula pineal (simbolizada por el oro). En términos de los Yoghis es la transmutación de “Muladhara Chakra” al “Sahasrara-Padma”, (Lotus de los mil pétalos) que para los Qabbalistas es el paso de “Malcuth” a “Kether”: del “plomo” (Saturno) al “oro” (el Sol)