tumblr_mlv750w1m51qz4d4bo1_500

 Buda se desterró a si mismo de su reino, y tras muchas luchas intensas, tras muchas penurias por fin Despertó. De allí su nombre de Buda, es decir el Despierto. Pero Buda no es solo un personaje, Buda son todos los seres Despiertos que han venido al tiempo, a la humanidad dormida y que la llaman al no tiempo, al reino del espíritu, puedes llamar a todos esos seres Buda, porque es la verdad, todos son Budas, es decir, despiertos.

Un Jesús, un Quetzalcóatl, Krishna, Patanjali, Tilopa, Milarepa, Lao Tse, Kabir, Nanak, un Jalil Gibran, un Siddhartha Gautama, Netzahualcóyotl, un Rumi o un Don Juan Matus,  y una tremenda lista sin fin que han venido una y otra vez queriendo ayudar a su hermano el hombre. Y reiterativamente están diciéndote:

Despierta, no eres inmortal, despierta, te vas a morir, esto no es un juego, despierta por lo que más quieras y sal de tu ilusión, estás jugando con tu propia alma, estás desperdiciando tu ser en un estúpido invento llamado ego, en un lastimoso ideal inexistente llamado sociedad.

Los políticos, las llamadas religiones, los sacerdotes, las mafias contra el alma, han diseñado este juego, te quieren como un ser trillado, imbécil, como una marioneta, un robot del cual servirse y dejar inútil, te han programado toda la escoria que llevas dentro, nunca eres tu mismo.

 

¡Despierta! ¿Qué necesitas? Ya traes todo dentro de ti.

¡Sé un guerrero!, la muerte viene cazándote, no hay dos oportunidades.

¡Sé un verdadero buscador de la verdad! Tú eres esa verdad.

 

Ahorita, en este mismo momento, si tienes la voluntad suficiente puedes decirle si a la búsqueda y convertirte en un sannyasin, la Existencia puede darte el Sannyas ahorita mismo, hazlo, renuncia al ego, córtate la cabeza, bajate al corazón para que comiences el camino de vuelta a casa, busca tu ser, búscate, hazte la pregunta más importante que se han hecho todos los Budas. ¿Quién soy yo? Esa la única pregunta que vale la pena preguntarse en toda la vida y la única pregunta que vale la pena responderse, hazlo, busca la respuesta, aquí y ahora renuncia a tu ego, deja que tu ser aflore, y pregúntate:

 

¿Quién soy yo?

 

Sé valiente, vuélvete un Sannyasin, no temas, la Existencia te dará lo necesario para el viaje en esta tu búsqueda, nada te faltará, confía en la Existencia.

 

Ve, ahora mismo, hazte la pregunta, busca al Maestro, ya deja de mirar afuera, el Maestro nunca estuvo afuera, inclina tu cabeza, aprende a ser discípulo, y formula la pregunta informulable.

Todos los Budas han dicho que la pregunta es tal, el gran secreto es tan único e infinito, que ni siquiera la pregunta puede formularse, y también dicen que la respuesta es inimaginable y extraordinaria, porque en el momento que la quieres siquiera pensar, la respuesta escapa, los grandes Budas han sellado sus labios a pesar de querer decírtelo. ¡Prefieren darte su vida que romper el silencio! En el silencio se sumergen, todos los Budas han dicho que sí, que si existe respuesta a esta continuidad de la vida, que solo tienes un momento de vida, un instante, y que en este abrir y cerrar de ojos, es todo lo que tienes para hacerte de toda la eternidad, por eso la respuesta no puede responderse desde afuera, ¡tienes que ir adentro!

La respuesta es tal que no puede decirse, la pregunta es tan increíble que ni siquiera puedes formularla, la quieres hacer, pero al momento de querer hacerla se te escapa, date cuenta de ello. Inclina la cabeza ante el Maestro, besa sus pies y al momento de querer hacerlo, no hallarás a nadie. Híncate, clava un par estaca en tus dos rodillas, ríndete por fin, inclina tu cabeza y besa los pies del Maestro, por fin, ya no tienes nada que demostrar, vuélvete un don nadie también, ven conmigo, bebamos juntos el vino del éxtasis de nuestra Amada y cuando estés por fin embriagado te darás cuenta que, fuiste un ingenuo, toda tu vida has rehuido a ser el discípulo ¿y quieres la eternidad?, bájate de tu ego, aprende primero a convertirte en discípulo, porque solo siendo discípulo puedes inclinarte ante el Maestro y entonces puedes ver con ojos claros sus enseñanzas en cualquier lugar, en cualquier momento.

Tu corazón debe estar tan incendiado del rapto del Maestro, que ese fuego no sea suficiente y puedas desaparecer tu y por fin Dios tomar tu lugar, solo entonces te darás cuenta de lo absurdo de tu pretendida búsqueda, nunca buscabas a nadie, solo tenías que desistir de tu estúpida búsqueda y entender lo que fue obvio desde el principio.

Sé entonces tu propio discípulo y tu propio maestro. Así cuando inclines por fin tu cabeza, tus ojos señalarán al corazón, a la vida una, y el discípulo se dará cuenta y el Maestro desaparecerá y el discípulo desaparecerá. Y se escuchara aquella música ancestral de los pinos. La música eterna. Om Kar.

MEDICINA SAGRADA Y LOS BRUJOS DE MEZCALITO