mezcarnaza

Las plantas son algo brutal para el ego, lo pasan por alto, lo despedazan, sacar al ego de tu ser es algo poderoso, el reptiloide se aposenta entre tu periferia y tu centro de ser, así te impide tanto ver tu centro como alterar todo en tu periferia, las plantas sacuden de tajo al reptiloide, ya es tarea tuya el ir incrementando cada vez más tu centro y crear más consciencia.

-A partir de hoy trata de estar todo el tiempo consciente, dedica más horas al día a meditar, no hay pretextos, no solo puedes meditar sentado, el meollo es que estés consciente, cuando trabajes, juegues, cuando hables, cuando veas la televisión, siempre mantente observando, obsérvate, observa al que está en el mundo físico, observa al que piensa, observa al que hace, hacer esto es un tremendo no hacer, y no hacer es la esencia de parar la mente, es decir parar el mundo. El mundo es un sueño, repítetelo cada que lo recuerdes, incluso esa frase tan aparentemente sencilla estarás en apuros para recordarla.

 La “voluntad” es el verdadero centro de poder -contestó “I”- es la conexión con el infinito, en realidad es por donde aflora el doble, no interviene tu ego, sino tu doble, la consciencia de Ser o el alma pues. Pero perdemos por default, toda la búsqueda está patas arriba, los buscadores modernos se han vuelto muy zacatones, demasiado sedentarios, muy guerreros de sofá, piensan que ahora con la tecnología todo ha cambiado.

Tenemos que entender que el camino del guerrero la preliminar más básica es el cuerpo, algo que muchos “guerreros” quieren saltar, sencillamente no se puede, todo mundo ha descuidado su cuerpo físico que es la sede de los demás cuerpos,  llevamos ya miles de años haciendo un proceso involuntario sobre el cuerpo físico, mermándole todas sus capacidades, durante siglos la mente ha ido ganando terreno y hemos pasado del nivel sensitivo al nivel de la razón, el doble está conectado al cuerpo por los centros energéticos dentro del cuerpo físico, son centros sutiles, toda la energía vital procede de dichos centros.

El verdadero guerrero es consciente de dichos centros vitales, si un guerrero no es consciente de dichos centros, jamás será consciente del doble. Hemos perdido el piso por completo en nuestra búsqueda de la libertad, pensamos demasiado, radicamos toda la vida en la cabeza, hemos perdido el corazón, el sentir, por ende nunca podemos sentir, si no podemos llegar al corazón siquiera, se antoja más que imposible llegar a la voluntad, los indis llaman a ese centro Hara, los chinos Dan Tian inferior, los brujos toltecas le llamaban voluntad, da igual el nombre, en esencia se refieren a una fuente de poder única,

 El camino es hacia tu interior, tu mismo tienes que verificar la energía, no por libros, ni porque alguien más te diga, tiene que brotar de ti mismo la experiencia, tienes que cerciorarte por ti mismo, de otra forma todo tu conocimiento acumulado es solo basura, aquí no sirve lo que memorizas, aquí lo que te sirve es lo que has aprendido por ti mismo bajo el ojo de tu propio vidente interior y la guía de la voz del ver.

Medicina Sagrada