24209_100413743336133_100001025222154_1218_4480109_n

Un Padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina.

Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo.

En el automóvil, retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo, ¿qué te pareció la experiencia?

buena, -contestó el hijo con la mirada puesta a la distancia..

Y… ¿qué aprendiste?, insistió el padre…
El hijo contestó:

Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro,- Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín… y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos, berro y otras bellezas.

Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín… mientras que ellos se alumbran con las estrellas y la luna.

Nuestro patio llega hasta la cerca… y el de ellos llega al
horizonte.

Que nosotros compramos nuestra comida… ellos, siembran y cosechan la de ellos.

Nosotros oímos CD’s… Ellos escuchan una perpetua sinfonía de zinzontes, chuíos, pericos, ranas, sapos, cucarrones y otros animalitos… todo ésto a veces dominado por el sonoro canto de un vecino que trabaja su monte.

Nosotros cocinamos en estufa eléctrica… Ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña.

Para protegernos nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas…
Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.

Nosotros vivimos conectados al celular, a la computadora, al televisor…
Ellos, en cambio, están ‘conectados’ a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.

El padre quedó impactado por la profundidad de su hijo… y entonces el hijo terminó:

Gracias papá, por haberme permitido ver, en realidad, lo pobres que somos.

Cada día estamos más pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza.
Nos preocupamos por TENER,TENER, TENER Y MÁS TENER en vez de preocuparnos por SER.