Archive for March, 2013


tumblr_ltowz6gBDO1qzd7w7o1_500Al progresar en el camino, uno busca el silencio más y más. Será un gran bienestar, una tremenda fuente de consuelo y paz.

Una vez que encuentras la profunda soledad y calma, habrá un gran gozo en tu corazón. He aquí finalmente el lugar donde no necesitas defensa ni ataque -el lugar donde puedes estar verdaderamente abierto. Habrá dicha, asombro, el sobrecogimiento de alcanzar algo puro y sagrado.

Después de eso, sentirás la adoración del silencio. Esa es la paz que parece eludir a tantos. Esa es la belleza del Tao

Advertisements

Meditación

541456_441491289255854_28700256_nEnciendo incienso y bebo agua.

Estiro la esterilla, pliego la manta y me siento encima.

Me coloco el turbante, dejo mis manos en gyan mudra sobre las rodillas y enderezo mi espalda.

Siento la base sólida y en armonía con la energía terrestre.

Bien sentado aplico un ligero mula bhanda y un ligero jalandhara bhanda. Ahora ya siento que los canales centrales de energía están dispuestos a dejar pasar todo el caudal que quiera pasar.

Y cierro los ojos.

Los elevo hacia arriba y siento el punto del tercer ojo una vez más, intentando fijar toda mi atención allí.

Y luego respiro. Inhalo profundamente, sin absolutamente recordar siquiera qué es “prisa”, y exhalo despacio, frenando el flujo de pensamientos, intentando reducirlo al mínimo. Siempre aparece algún pensamiento o emoción. Los permito, no me enfrento ni los alimento con un contrapensamiento para no pensar. Sólo los permito y los observo objetivamente. Sigo en mi posición respirando lento. Intento ser como una montaña. El pensamiento se va. Hay un espacio, un vacío que el universo llena inmediatamente con plenitud, hasta que viene un pensamiento de apego a esta sensación y claro, desaparece. Después intento perseguir esta sensación sin éxito y empiezo de nuevo.

Vuelvo a respirar despacio e intentar vaciar la mente de cualquier pensamiento o sensación. Una y otra vez, hasta hacer estable ese espacio, esa quietud, esa calma, ese lugar sagrado. Parece tener todo sentido cuando me encuentro allí. Todo tiene respuesta y no hay dudas ni miedo. No lo puedo explicar con palabras, es pura sensación o no sensación. A la vez vacío y plenitud. Lo siento, no tengo explicación. Esto es lo más aproximado que puedo describir.

Al volver, la vida sigue igual, claro, pero tú ya no la ves igual. Tienes la seguridad de que está todo bajo control y que no hay porqué preocuparse, hasta que en la rutina alguna dificultad aparece y te vas olvidando de ese espacio sagrado, si es que no haces a menudo meditación. Cuando llevas tiempo meditando cada día, esa sensación de seguridad, de no-caos, de armonía, te acompaña mucho más lejos.

No se puede conseguir con ninguna droga ni con ninguna pastilla. Sólo con tu esfuerzo y compromiso, pero merece la pena.

El guerrero pacífico

399033_152496008222569_942489744_n

Cuando se escoje aprender el desapego
Cuando elijes vivir el aqui y el ahora
Cuando entiendes que nada de lo que te rodea te pertenece
Cuando aceptas que nada es duradero
Cuando asimilas que lo único duradero realmente es el cambio
Cuando amas sin esperar nada de vuelta
Cuando dejas ir con la aceptación que todo tiene un tiempo que cumplir
Cuando desde adentro trabajas para cambiar el mundo
Cuando danzas al compás que te dicta el Universo
Cuando vas por tu camino sin observar el camino de otros
Cuando observas lo que piensas
Cuando sabes que el equilibrio es una perfección efímera y La Armonía es siempre perfecta.

Entonces es cuando podemos llamarnos Guerreros Pacificos, de los que luchan en silencio cada dia para mejorarse asi mismos, sabiendo que se está en el camino correcto para alcanzar el Satori,
Sólo un verdadero guerrero no impone a otros su camino, solo lo sigue sabiendo lo que es correcto sin demostrar nada hacia afuera.

Para el Guerrero Pacífico, cada día es un nuevo reto, un reto divino de aprendizaje, de autodisciplina y autocorrección

De paso.

maestro-discipuloUn señor viaja desde un pueblo muy lejano para consultar a un rabino muy famoso.

Llega a la casa y advierte, sorprendido, que los únicos muebles de que dispone el rabino consisten en un colchón tirado en el piso, dos banquetas, una silla miserable y una vela, y que el resto de la habitación está absolutamente vacía.
La consulta se produce. El rabino le contesta con verdadera sabiduría. Antes de irse, intrigado por la escasez del mobiliario, el hombre le pregunta:
– ¿Le puedo hacer una consulta más?
– Sí, por supuesto.
– ¿Dónde están sus muebles?
– Dónde están los suyos… —es la respuesta.
– ¿Cómo dónde están los míos? Yo estoy de paso —dice el hombre sin terminar de comprender. Y el rabino le contesta:
Yo también.

J.Bucay

Este mundo: tu mundo

525029_441076605920789_2120064546_n

El sol brilla alto en los cielos: todo está completamente despierto.
¡Despiértame a mí del mismo modo!
Tú eres invisible, sin embargo,
Tu energía fluye a través de los rayos del sol.
Llena mis venas con Tus rayos invisibles, haciéndome fuerte e incansable.
Mientras el sol brilla en las calles más concurridas,
que pueda yo mantener Tus rayos de protección de amor
en los lugares más concurridos de las actividades en mi vida.
Cuando la luz brilla de manera constante, inalterable, en la calle,
ya sea abarrotada o vacía,
que pueda yo mantener mi tranquilidad y mi fuerza con firmeza,
mientras me muevo por las calles llenas de gente o vacías de la vida.
Dame fuerza, y lo que reciba, enséñame a compartirlo con los demás.

Paramhansa Yogananda

598773_385295288196509_1397885176_n

Cuando un hombre planta árboles bajo los que sabe muy bien que nunca se sentará, ha empezado a descubrir el significado de la vida.

Elton Trueblood

Quien eres tu? y que estas buscando?

Antes de  saber acerca de la Humanidad, tu tienes que ser Humano

ENTRY ID: 81784

El místico sufí Ibn Arabí lo resumió de modo admirable:

“Mi corazón se ha vuelto capaz de asumir cualquier forma: es la pastura de las gacelas y el convento de los monjes cristianos. Y un templo para los ídolos y la Ka’ba de los peregrinos y las tablas de la Torá y el libro del Corán. Yo soy seguidor de la religión del Amor, no importa el camino que sus camellos transiten. Mi religión y mi fe es la verdadera religión”.

A su vez, el santo tibetano Milarepa, manifestó. “La esencia de la mente es como el cielo; a veces está sombreada por las nubes del pensar que fluye. Entonces, el viento de las enseñanzas del maestro interno sopla y aleja las nubes flotantes; sin embargo, el fluir del pensar es en sí mismo la iluminación.

La experiencia es tan natural como la luz del sol y la luna; a pesar de que está más allá del espacio y el tiempo. Pero crece la certeza en nuestro corazón como si muchas estrellas brillaran; cuando así resplandece, surge magnífico el éxtasis”

SUELTA LA CUERDA!

225476_393485167414127_1387719012_n
Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía después de años de preparación pero quería la gloria para él solo, por lo tanto, subió sin compañeros. Empezó a subir y se le fue haciendo tarde y más tarde y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo, decidió llegar a la cima.

Obscureció, la noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado a tan sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires… caía a una velocidad vertiginosa, sólo podía ver veloces manchas cada vez más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo… y en esos angustiantes momentos, pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, pensaba que iba a morir, sin embargo de repente sintió un tirón tan fuerte que casi lo parte en dos…

Como todo buen alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más remedio que gritar: “¡Ayúdame, Dios mío!” De repente una voz grave y profunda de los cielos contestó: “¿Qué quieres que haga, hijo mío?” “Sálvame, Dios mío.” “¿Realmente crees que te pueda salvar?” “¡Por supuesto!” “Entonces corta la cuerda que te sostiene…” Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…

Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza con las manos a una cuerda… ¡A tan sólo dos metros del suelo…

! Y tú… ¿qué tan confiado estás de tu cuerda? ¿Por qué no la sueltas?…

Todo hombre es divino

orillaHe aquí un interesante relato de paul Brunton sobre el sabio de Arunachala (Râmana Maharshi):

“Al visitarme otra vez me encuentra poseído por el pesimismo. Me habla de la gloriosa meta que espera al hombre si emprende el camino señalado por él.

– Pero, Maharishee, ese sendero está lleno de dificultades y yo ¡tengo una conciencia tan profunda de mi propia debilidad! – Me lamento.

– Ese es el método para perjudicarse uno mismo – responde impávido -: sobrecargar la mente con el miedo al fracaso y la idea de sus propias limitaciones.

-Sin embargo si es cierto que…..- insisto.

-No es cierto. El error mas grande del hombre consiste en creer que es débil por naturaleza, malo de nacimiento. Todo hombre es divino y fuerte por sí mismo. Lo débil y malvado en él son sus hábitos, sus deseos y sus pensamientos, pero no él mismo.