540400_576308549062909_1519471312_n

“Basta una sola flor de champak para que la casa se llene de fragancia. Sólo una flor en el jardín y todo el jardín queda perfumado. Y es una pequeña flor. En apariencia no es bella, su aspecto es muy normal, pero que no te engañen las apariencias. Si te cruzas con una flor de champak, verás una flor normal que no merece mirarse dos veces. Sin embargo, es la más valiosa de todas las flores. Contiene el más intenso perfume posible. De modo que recuerda, la apariencia no es el factor determinante en la vida. El continente no es lo importante sino el contenido.

Puede que el cuerpo del hombre sea ordinario, casero, pero a pesar de ello puede que tenga un alma que esté más allá de la comprensión. Puede que el cuerpo del hombre sea muy bello y esté completamente vacío, sin alma. Eso ocurrirá muchas veces en tu vida; te encontrarás con gente bellísima que no tienen alma y te encontrarás con gente muy normal con unas cualidades increíbles. No te dejes engañar nunca por las apariencias. Mira siempre más profundamente, busca más profundamente. Mira al centro, no a la circunferencia”.

Osho