3398_464217553599990_1147524061_n

Tu no eres el cuerpo, que es absolutamente nada, sólo una conglomeración de carne, sangre y huesos; ni eres la mente, que es una combinación de pensamientos y deseos vanos; ni tampoco eres la ilusión nacida del apego y que te desvía de la liberación. Tú eres esencialmente el Divino.

—(Poema Telugú