En la antigüedad los guerreros pintaban esta runa en sus escudos. Pero el combate del guerrero espiritual es siempre con el yo. Es la autoconquista. Vuelve la vista a tu interior y ahonda en los cimientos de tu propia vida. Se trata de reafirmar la voluntad mediante la acción sin estar pendiente de los resultados. Recuerda que lo único que puede hacer el guerrero es apartarse de su propio camino y esperar a que el Universo dé el primer paso.

 Ir el pos de la Totalidad es el afán del guerrero espiritual, sin embargo, lo que te afanas en llegar a ser es precisamente lo que por naturaleza ya eres. Has de tomar conciencia de tu esencia, de tu mito personal y darle forma, expresándola de un modo creativo. Has de reconocer lo que durante tanto tiempo te has negado.

 Has querido entrar en un mundo de mucho dolor y duras pruebas. Nauhiz te dice que no culpes al mundo sino que averigües qué hay en ti que ha atraído tanta desgracia a tu vida. Hay muchos y muy difíciles asuntos que arreglar en tu yo pequeño para que el Yo grande pueda aflorar. Invertida significa un gran maestro disfrazado que te señala que has renegado de algo causando estragos en tu vida. Solo en el punto de mayor oscuridad es cuando advertimos la luz creativa de nuestro interior.

Recuerda que “sufrir” en el sentido original significa “experimentar” el lado más oscuro de tu transito. Cuando logres mirar a Nauhiz con una sonrisa comprenderás que las dificultades, negativas y contratiempos son tus guías, tus maestros y tus impulsores.