No tenemos oportunidad de ganar. Lo único que nos queda es disfrutar el máximo nuestro mejor intento, crecer, evolucionar y cambiar para así adentrarnos en el viaje maravilloso que es el conocimiento y los misterios que encontraremos en el camino.

 Estas solo, amigo mío, pero siempre  viajaras acompañado, un día partiras y yo te voy a extrañar mucho, cuando regreses que yo vea tu triunfos no en  palabras, sino en tu calidad de vida.

Quien monta un tigre corre el riesgo de no quererse bajar nunca.

Quien navega en la conciencia, no necesitara bajar nunca,

salvo por amor a la tierra o para cumplir la tarea por la que nacio.