Calma conquistada
terreno propicio para empezar de nuevo
·
del aparente desierto
brota con inusitada fuerza
un torrente de pasión
·
llegado el momento justo
la vida latente
se despliega sin límites
·
¿quién se atreve a menospreciar la nada?

 

No hay un final.

No hay principio.

Hay sólo la infinita pasión de la vida.

Federico Fellini