Estamos acabando con el planeta, pero aparentemente, porque el planeta es un ser vivo, digamos que el planeta la madre tierra es tolerante con sus hijos, pero si dañamos más al planeta si llegamos al punto donde queramos aniquilar la vida que tiene entonces el planeta se va cansar de nosotros y nos va a borrar.

Porque este planeta no es nuestro, hay vida, hay fauna, flora, no a nuestra escala que se supone más evolucionada, pero es Vida, y la Vida la estamos mandando por un tubo gracias al reptiloide y nos volvemos cada vez más mecánicos, más inconscientes.

Explotamos cada vez más el planeta, envenenamos sus aguas, hemos extinguido los ríos naturales en una proporción escabrosa, todo por el lema del disfrazado y mal llamado “progreso”, ¿Cuál progreso? ¿Acabar con el planeta se le llama progreso? ¿Matar es progresista, quitar árboles, montañas, ríos, acabar con especies animales es progreso? ¿Ver cáscaras en la televisión con abrigos de piel de un pobre animal es progreso? ¿Progreso o el pináculo de la estupidez? ¿Entonces yo me pregunto y los supuestos líderes? ¿Dónde están pues los supuestos guías de la humanidad, los que se dicen religiosos?, solo un montón más de víboras que se precipitan sobre el materialismo y se sacian sus estómagos mientras se les olvida que el pobre, muerto de hambre, mientras ellos se ciernen como hienas sobre la carroña.

Todos han caído en eso, el afán de querer comercializar el Espíritu por dinero. ¿Por qué se les olvido lo más sencillo que ha dicho un simple hijo de carpintero? Mi reino no es de este mundo.

 Conócete a ti mismo, no hay nada más apasionante en el camino del guerrero que conocerse así mismo antes de querer ir en pos de otras cosas.

 

 Matrix está en nuestro alrededor, en cada parte mínima de lo que llamó realidad, es el mundo que me han impuesto para que no vea.

Gélido estremecimiento se siente al verse esclavizado a la gran Ramera.

Matrix ha domesticado a la humanidad, extraños agujeros se filtran en ese telar incompleto.

Misterio de existir. Aquí estoy saliendo de tu ilusión, gran Ramera.

¿Cómo diferenciar lo real de lo irreal?

¿Qué es lo real?

¿Qué es lo irreal?

Aquello que era real se ha tornado irreal, entonces lo que parecía irreal cobro realidad en una danza absolutamente paradójica de lo que podría llamarse realidad.

Los Brujos de Mezcalito

 

¡Esmeraldas, oro tus flores, oh Dios!

Sólo tu riqueza, oh por quien se vive,

la muerte al filo de la obsidiana,

la muerte en guerra.

Nezahualcóyotl

 

Advertisements