Vicios como la intolerancia, hipocresía, glotonería, tiranía, crueldad, destrucción, orgullo, impudicia, lujuria, falsedad, deshonestidad, ociosidad, avaricia, inercia. Que son los más marcados dentro de la estructura sicológica humana mecanizada, y encima de todos esos vicios el más abyecto de todos es la Negación, cuya presencia creciente podemos mirar en la humanidad cada día como la azota más al negar el Principio divino de la Sublime Presencia del Padre Universal.

De la mano de la aparente soledad y el ilusorio velo de la Negación es que las fuerzas hostiles al ser humano son las que lo han convertido en el ignorante y mecánico ser ambulante que vaga como entre los yermos de multitudes de gente en estado de muerte en vida.

La negación de la Divinidad tiene por objetivo que el ser humano pierda el sentido que la Divinidad del Padre Infinito también mora en su interior, dado que si el ser humano se diera cuenta de  esta sencilla razón, dejaría de ser presa del Ego y sus agregados y libre de ellos, podría retornar a las fuentes espirituales del Padre Eterno.

 

Ve a la humanidad, ve su cuadro general, como las fuerzas antievolutivas están en contra del Orden y la Armonía del Kosmos, así trabaja la Luz para hacerte consciente, así la tendencia reptiloide trabaja para desintegrar y dispersar la energía acumulada descomponiéndola en sus elementos primarios, para de esta manera mediante la dispersión lograr que el hombre no se individualice ni cristaliza su alma que tiene en ser, esencia y potencia.

A la humanidad la aquejan niveles escabrosos de mecanización, si tomamos al humano como un infante, todos son como niños, almas jóvenes pero en olas de grupos, unidos por el viejo instinto de tribus, ese miedo los hace agruparse según su idiosincrasia, aún tenemos el gen animal bastante arraigado, dividimos el planeta en países, parecemos jovenzuelos de barrio peleando como animales por el “territorio” que nos han marcado bajo un pedazo de tela con colores y que llamamos bandera, tu mismo obsérvalo, el futbol, los juegos olímpicos, la competición de egos en todo su esplendor.

Somos arrastrados por las masas humanas y nos diferenciamos, esta maniobra reptiloide hace que se nos borre de tajo la oportunidad de tener una individualidad divina la cual siempre tenemos latentemente, ¿y, quien manipula tanto a las masas como a la demás humanidad mecanizada? El Ego, porque encima del Ego si tu te fijas hay poca gente, los mal llamados líderes, ¿pero líderes de qué? Pues de egos, ¡hazme el favor!, somos manipulados por Egos que se ciernen como jefes de otros egos, dado que el ego es el que te impide ver tu Ser, la luz interior.

Mira el cuadro, allí está, no son cuentos, es decir lo tienes ante ti, la humanidad ha cedido su voluntad, su albedrío a unos estúpidos Egos, los líderes de los egos han estado mermando la inteligencia humana desde que tienen el control.

Los Brujos de Mezcalito

El que conoce a las personas es razonable.

El que se conoce a sí mismo es iluminado. El que

puede conquistar a los enemigos es fuerte. El que

se ha conquistado a sí mismo es poderoso.

 

Lao Tse