“Pero… Un momento… ¡Las plantas también sienten!”

Gracias por tu sensibilidad con el mundo vegetal; veo que te interesa este tema, te recomiendo la lectura del libro “La vida secreta de las plantas” de Peter Tompkins y Christopher Bird, que explica las relaciones emocionales entre los hombres y las plantas.

Si así fuera, la vaca que tú te comes mató, cuantitativamente, muchas más plantas que yo para llegar a tu plato.

En cualquier caso, has de saber que las plantas, a diferencia de los animales, no tienen sistema nervioso. Por tanto no hay sufrimiento, ni es comparable. Es tan sencillo como esto: ver una persona arrancar una lechuga de la tierra o coger una manzana de un árbol, es algo que un niño vería con naturalidad, mientras que jamás llevaríamos a nuestros niños de excursión dentro de un matadero.

De hecho las plantas solo mueren cuando se las cocina, en vivo pasan a formar parte del organismo que las ingiere, una especie de alquimia con nuestras energías. Para ellas no hay información de “muerte” durante este proceso.

La función de la gran mayoría de los vegetales es ser ingerido para así regular los ecosistemas, fueron concebidos para ello.

“Bueno de algo hay que morir, la vida son dos días, prefiero vivir feliz 60 años y comer así no te garantiza ser inmortal… etc.”

Lo importante no es cuándo se muere sino cómo se vive. No vivo así por vivir muchos años, sino porque los que viva, los viva con salud; hay muchos muertos en vida, a mí no me vale llegar a los 80 años en silla de ruedas y con oxígeno después de 10 años de hospitales, médicos, operaciones, sufrimiento propio, y ajeno (no sólo de los animales que han muerto por el camino para que yo me alimente, sino del sufrimiento de mis seres queridos por mi salud).

Hoy en día, tampoco podemos decir que el ser humano “VIVE MÁS” sino que SOBREVIVE más… Y ello se debe, en parte a que muchas veces somos mantenidos artificialmente en vida, mediante miles de fármacos, drogas y máquinas.

Esa no es la vida que quiero para mí, ni la que querría para mis hijos.

“Los animales se crían y están para alimentarnos.”

Todo ser vivo tiene su propia voluntad de vivir y de no sufrir, aunque la ignoremos. No está bien hacer algo sólo porque PUEDES hacerlo y porque todo el mundo lo hace.

Es triste, pero el mayor genocidio del planeta, muy por encima de crímenes de guerra, de exterminaciones racistas… es la masacre que durante miles de años hemos realizado con nuestros hermanos, los animales no humanos. Tengo la esperanza de que algún día el hombre rectifique, se avergüence de ello y evolucione hacia una forma de vida más justa y noble.

“Aunque tú no comas animales, el resto de la humanidad va a seguir comiéndolos.”

Tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo – Ghandi.

“Así es la vida: ¡El león se come al ciervo y yo me como a la vaca!”

El león no tiene otra opción; tú, sí. Se supone que esa elección es lo que nos hace llamarnos “humanos” y nos distingue de los animales.

Además, él está preparado fisiológicamente para digerir la carne; tú, no.

 

NA NOTA PERSONAL RESPECTO A LA ÉTICA

Imagina que un día te levantas en un mundo en el que la gente se hace zapatos y abrigos con piel de bebé. Un mundo en el que encierran a las mujeres en una fábrica, las violan cada 9 meses y después roban a sus bebés para sacarles la leche y venderla en formato brick, para que luego la gente coma tierna carne de bebé y jamón de bebé, diciendo que sí, que les da pena pero que está muy rico y que lo necesitan. ¿No lucharías con uñas y dientes por evitarlo?

Para mí, el mundo YA es así.

Y si me dices que no es lo mismo un cerdo que un bebé, te diré que son especies distintas, pero ambos sienten dolor. Para mí, eso ya es motivo suficiente; no necesito saber si piensan o son inteligentes. Cuando se hacen diferencias entre sexos, favoreciendo a unos u otros, se utiliza el término sexista, si se hacen entre razas, se utiliza el término racista. Al hacer diferencias entre especies, deberíamos utilizar el término especista. Es lo justo.

Hay quien asegura que por no tener inteligencia (una idea completamente falsa) está justificado que mueran para nuestro provecho, entonces ¿las personas con síndrome de down, también? Además ¿quién puede asegurar que los animales no tienen su propia forma de inteligencia sólo porque no sepamos comunicarnos con ellos? Lo que sí tienen seguro, es su propia voluntad de vivir.

Se puede vivir perfectamente sin utilizar a los animales como recurso. YO LO HAGO. Es más saludable, no produce sufrimiento y es más sostenible.

Esto no me hace mejor persona que los demás, pero sí, más saludable, más consciente y feliz. No me siento superior por ser vegana o crudivegana; de hecho, soy vegana porque NO me siento superior.

Irene Bueno.

—————————-El que quiere busca cómo, el que no…, busca excusas. Yo quería comer sano y busqué la manera.