La Matrix, aún te sigue enganchando, aprende a vivir en ella pero no a ser de ella. Guerréala desde adentro, el verdadero combate se libra en la vida cotidiana, así que allí tienes que pelear por tu conciencia y tu energía. 

Te hace entender que una vida mejor es tener más cosas, objetos, te hace que te insensibilices, que veas la falta de sentimiento puro como algo natural, por eso te digo la carne es nomás el gancho, cuando comes animal, tu inteligencia se merma, por eso ves la matanza, la guerra, los asesinatos como noticias de todos los días, es que la jodida carne no te deja pensar, te tiene atolondrado el cerebro.

Miras el mundo y piensas que así es, pero eso es la trampa, el reptiloide nos mandó a un estado peor que las bestias, y claro, como te la pasas tragando carne, te vuelves tan bestia que no sientes, por eso dicen que el humano es el rey de las bestias, es obvio no hay animal en el mundo que llegue a tanta bestialidad como lo hace el humano.

Porque no se trata de discursos, o de sentimentalismos el no comer carne, no, estamos siendo objetivos, estamos basándonos en el ver, y lo que se “ve” es que la carne te impide realmente llegar a unificarte con la naturaleza del Todo. Sí, habrá quien te diga que comen carne y así desarrollaron capacidades síquicas o un camino espiritual, pero esas son sandeces, lo espiritual no lleva las manos manchadas de sangre, no lleva muerte, no lleva dolor, ¿eso es lógica esotérica no?, ¿Por qué, como pretendes decir que vas en pos del Espíritu si ni siquiera respetas a seres inferiores? Oh sí, pero te dirán que matas una lechuga, es que la mente reptiloide, es muy astuta, cuando te contesta, lo hace según ella con cierta astucia, te dirá que los garbanzos y el arroz también son seres vivos. ¿Ves la estupidez del reptiloide y como controla con esa estupidez a la gente? Compara matar un borrego con “matar una zanahoria”.

Los vegetales cuando los comes están vivos, es su plan evolutivo, comes vida, el animal está muerto cuando lo comes, su vida que era la sangre y su conciencia, ya salieron del cuerpo animal y en pocas palabras estás siendo necrófago, porque esa es la palabra exacta, y es obvio que un necrófago jamás verá la Realidad del Espíritu, se hará una idea porque como la carne te pone velos incluso a nivel astral, hay otra Matrix a niveles astrales que manipula lo que ves.

 En el camino espiritual, pese a lo que muchos te digan y aleguen, no puedes comer carne animal, en pocas palabras no puedes matar y querer ir con papá Dios, eso se llama ser ilógico. ¿Por qué, no hay mucha lógica verdad? Querer ir a lo sutil, a lo espiritual, a lo que está fuera de la gran bestia y a la vez comportarte como la gran bestia, ¿Qué no es sencillo, toda la sabiduría del mundo guardada en una simple esmeralda y esta dice: Tu separarás lo sutil de lo grosero.

 Tu solo mira la incongruencia, Matrix jamás se calla, día y noche te bombardea con el ruido, el ruido es lo contrario al cultivo de los videntes toltecas, que cultivan el silencio, y Matrix jamás deja de hacer ruido, día y noche te bombardea con ruido, porque no quiere que te des cuenta que el silencio total es donde está todo lo que necesitas para el camino del guerrero.

Porque ya no es una lucha aquí solamente, la pelea real, es incluso afuera, en el Kosmos total, asi que de guerrero, se da otro paso hacia lo macrocósmico, allá afuera también hay pelea y dura. Si el reptiloide es lo bajito, lo de aquí, y ni con ese podemos, nos manipula, nos controla tan sutilmente que hasta pensamos que existe un yo y un tu.

Así no te das cuenta, por eso te dije desde que nos conocimos, deja la carne, porque la carne te tapa el puro entendimiento, como se almacena a nivel atómico y sub atómico, la carne no te deja entrar la luz por las capas sutiles de tu huevo luminoso, porque la Luz Divina es pura, no tiene burdes, y la carne es burda, materia, sangre coagulada, así tu almacenas los animales dentro de ti, y pues de esa manera jamás te vas a sutilizar.

 El cuerpo físico es la sede del Reino, es el Matraz alquímico, es el que te da la oportunidad de ser consciente del Todo

Los Brujos de Mezcalito