El ser humano vive en el bajo astral del planeta, ni siquiera ha podido elevarse de manera física, nadie quiere dejar la carne, la carne los mantiene vibrando en una octava bastante inferior y así los hace presa fácil del reptiloide, muchos alegan que no es cierto, y te aseguro que quienes dicen eso en su vida jamás han dejado de ser carnívoros, nuestro diseño es divino, no solo animal, la parte animal duro miles años.

En el cosmos infinito hay una íntima relación, esto es que la humanidad representa el pensar del cosmos, el cosmos sólo no piensa porque no tiene cerebro, pero el planeta si piensa porque tiene su cerebro y ese cerebro está compuesto por células, las células somos cada uno de nosotros, es así como el planeta está en un plan de desarrollo y nosotros somos responsables de su salud. Ya  llego la hora en que el hombre tiene que abrir los ojos y no vivir sencillamente en forma instintiva, el nombre no ha tenido principio ni tendrá fin, está en una etapa de su vida y así le está dando vida a un mundo llamado “el planeta tierra”.

Es así como estamos observando esta noche momentos muy hermosos dentro de la vida superior, porque hay vida inferior y vida superior, dentro de esta segunda estamos pasando momentos muy agradables, al sentir, al oír, este grupo coral muy bien organizado, tan hermoso, que ha amenizado esta conferencia, esto significa que sí hay otra vida más elevada que la simple vida del comer, el caminar, de pelearse, de chismes, de todo; hay una vida superior, pero esta vida superior hay que saberla conseguir, saberla entender, para esto hay estudios profundos que aquel que busca llega a encontrar.

 La falta de conocimiento de Dios por un lado, y por otro lado la mala alimentación, no traen la paz. Las Religiones nunca han traído la paz, han traído las guerras porque entre ellos están peleando siempre. Diciendo mi Dios no es tu mismo Dios, mi Dios es superior al tuyo, y ahí están esas guerras por Dios ¡hágame el favor! Tenemos que salirnos de nuestra religión para empezar el estudio de Dios y darnos cuenta que están completamente equivocados, entonces lo que se necesita es estudio profundo de las Leyes y conociendo las Leyes descubrimos que tenemos que dejar la carne, que es sabrosa la carne pero que la tengo que dejar, porque sino, nunca voy a salir de lo que soy, y dejando la carne, deja el aguardiente, deja el cigarrillo, deja los tóxicos, deja esas drogas que han aparecido.

Entonces la paz será un hecho en este planeta, pero menuda banda de guerreros somos, no podemos ni con lo físico, y queremos seguir soñando con otros estadios más evolucionados, para que la antena se perfeccione hacia el plano de lo divino hace falta más que intención, hacen falta obras, y es sencillo, una simple ley dice, lo igual atrae a lo igual, ¿si tu cuerpo está sometido por átomos que emanan cadáver, como atraerás lo divino? Se inteligente, ya no estamos en tiempos de compararnos a los animales, somos humanos y nuestro destino si queremos realmente evolucionar es llegar al nivel supra humano, de lo contrario, como decían los antiguos toltecas, seremos solo pasto cósmico.

 Técnicamente tenemos la semilla en el reino, pero la semilla necesita florecer, y para florecer hace falta trabajar, no puede la semilla solo estar allí guardada, necesita ser plantada, recibir los cuatro elementos balanceadamente, aire, luz, agua, tierra. ¿Ves? La analogía es bastante sencilla, una persona que fuma, ¿Cómo podría recibir el prana vital del aire? Una persona en medio de una ciudad infestada de smog ¿podría recibir descargas de iones negativos, podría asegurar que aun así puede evolucionar? La gente se miente así misma, se hace castillos en el aire, ni siquiera quieren trabajar el matraz que es el cuerpo físico, la tierra.

Ya tenemos que salir de la visión del burro, ya no podemos tener términos viejos, hay demasiado que decir respecto a lo que nos rodea, el hombre no se conoce ni un carajo, no sabe su interrelación con el universo, ya urge que despierte, ya el mandato incluso de arriba exige que el humano se despierte, que salga de su sueño que se ha prolongado por milenios, llevamos muchos milenios de atraso como humanidad, tiene que saber que tiene un origen divino, darse cuenta que es una emanación sagrada, divinal, luz y conciencia, pero para eso tiene que estudiar a la Fuente Primaria que es el Padre Universal, tiene que sacarse la ignorancia, darse cuenta que la Deidad dentro del multiuniverso  es una serie de fenómenos de la Deidad en diversos niveles de realidades supracósmicas, y que son todas esas realidades ministradas y coordinadas por el Espíritu Divino.

Los Brujos de Mezcalito