Cuenta Sun, un pintoresco maestro tibetano, que un día un hombre se dio cuenta que estaba en una cárcel, entonces, después de muchos años se acercó a la puerta de su celda, empujo la puerta, y está siempre estuvo abierta.