-Allí estaba de nuevo el Ser que parecia un venado, entonces me reprendió:

 -El Peyote no se come por que si- dijo apenas me vio llegar- hay ciertos modos de comerlo, no solo lo comes a lo estúpido, hay que ayunar, purificarse, usar cantos sagrados, de lo contrario siempre tendrás experiencias desagradables, vomitar el peyote significa que tu corazón esta sucio, solo los que tienen el corazón limpio no lo vomitan, aunque es bueno que lo vomites, significa que está trabajando dentro de ti limpiando la porqueria que eres.

 -Quiero aprender dije suplicante

 El venado me vio, guardo silencio un rato, parecia meditabundo.

 -Entonces si quieres aprender- dijo rompiendo su propio silencio- buscame tu solo y encuentrame.

 

Los Brujos de Mezcalito