… Tula se revela como un espejo que muestra el conocimiento para vernos reflejados en el cosmos.

Y allá existe el gran espejo, el de dos caras, el que alborea en la región de los muertos, en el cielo.

…crear un espejo del cielo en la tierra.

Si en Tula está el espejo de la creación, también está el espejo negro, el detalle de los relatos y esencia de nosotros mismos.

Tezcatlipoca le muestra el espejo donde ve la divinidad.

... un espejo negro en el cual Quetzalcoatl vio la máscara de su santidad falsa.

Entendían muy bien a los espejos, todos usaban espejos, siempre lo llevaban sobre su espalda y cuando salían al camino, en orden, en fila. ahí iban mirando el espejo que llevaba sobre su espalda el que iba adelante.

Al final de sus transformaciones todo lo que vio en el espejo Quetzalcoatl ya es parte de si mismo.

… viajará por el interior del espejo, el espacio de los reflejos.

… el disco espejo del sol.

De nuevo se confrontará Quetzalcoatl con las fuerzas de este lugar, donde rige el deseo. Volverá a errar y a verse en el espejo negro para conseguir la purificación.

Quienes logran desentrañar en si mismos el secreto del todo se vuelven personas espejo.

En el espejo de Tula se pasa por diferentes elementos, por densidades, por el interior del cuerpo, por los mundos de los dioses, por dimensiones donde no hay espacio.

... en ese camino, en su juego de espejos también está el encuentro con nuestra divinidad, una montaña tragada por los edificios, una escultura compleja, un espejo del cielo.

Alberto Davidoff Misrachi