Para tí, mi Amado Hermano

 Tamatsi Kauyumari,

que llenas el mundo del

néctar divino del Amor,

y que llevas a los buscadores,

por los caminos del corazón.

Danza