“…”No hay culpables ni culposos, en esta Tierra solo son aprendices creativos perfeccionándose a través del acierto y el error. Cuando alcancen la perfección que buscan, que no será a través del intelecto ni de la investigación, sino de la propia experiencia y su memoria revivida, sabrán que todo lo experimentado en esta forma de vida jamás habrá existido, pues el estado superior, electrónico, no puede aceptar por ley memorias inferiores a esa frecuencia. Habrán aprendido la lección y el proceso co-creador habrá tomado su lugar, perfecto, magnífico bajo la gran ley del AMOR. Entonces, algunos harán de esta Tierra un paraíso y otros elegirán ir por el cosmos expandiendo, cada uno en su sello individual, nuevos mundos maravillosos, y lo mejor de todo… ¡Sin Muerte! Y yo podré al fin dar por terminada mi misión y recuperar mi identidad que, al igual que ustedes, me llevará a mi propia realización”.

“Esta forma de existencia es una burda imitación de la vida perdida, sin embargo, en todo acto aquí presente, desde el nacimiento, los períodos del ser, sus condiciones de experiencia, contienen aparentemente ocultas las claves de aprendizaje para salir definitivamente y recuperar la perfección tan buscada. Hay aquí obras hermosas y de un gran contenido amoroso, son las que equilibran el quehacer del hombre, sin ellas la Tierra se habría auto destruido hace mucho tiempo. Pero además, estas acciones abren la puerta a quienes las realizan hacia la posibilidad de alcanzar estados tales que los dejan preparados para las salidas hacia la última esfera de preparación”.

Al escucharlo, me llené de un gran sentimiento de gratitud. Era un privilegio tener acceso, no sólo a la información superior, sino también el poder de conocer y practicar las claves del regreso, y me inundó una gran compasión por aquellos seres que ante sus desgracias culpaban a Dios o le reclamaban por su destino, sin saber que eran ellos mismos los creadores de sus experiencias al sintonizar con las frecuencias afínes, según el sentimiento que los impulsaba en sus actos, entregándoles siempre una oportunidad de aprender… como se dice: por las buenas o las malas.

“¿Sabes que hay ángeles encarnados que han querido vivir la experiencia humana para convertirse en creadores de universos bajo su propio riesgo del olvido? Porque has de saber que ustedes, todos ustedes, están aprendiendo como crear con AMOR para a su vez convertirse en creadores de mundos perfectos que es lo único que acepta la gran Ley en la magnificencia de la Gran Creación. Recuerda, el universo se expande y ustedes con el.

La condición para pasar de curso es aprender a crear vuestros propios reinos, primero en esta Tierra bajo la Ley del AMOR, que no es otra cosa que la inspiración y espiración del fluido creador de la Fuente generadora radiando a través de ustedes hacia vuestras creaciones, en vuestros actos cotidianos. Esa es la realización del programa original y toda la humanidad deberá conocerla y aplicarla pues significa su pase de retorno a la magnificencia creadora que son, es cumplir con la Ley encendiendo correctamente sus circuitos, hay que enseñarles como hacerlo”.

Es el principio de la inmortalidad, ¿verdad?, inquirí con el entusiasmo de estar ante la confirmación de la gran verdad que bullía en el despertar de mis memorias. “Es el principio de la transubstanciación de la materia en luz, y el término de la gran y única muerte que el hombre realmente ha experimentado y con ella todas las aparentes muertes que el ha creído vivir. Es la ascensión del ser hacia su identidad primigenia”.

Sería un momento maravilloso, pensé, e imaginé a toda la humanidad encendiéndose poco a poco hasta quedar tan iluminados que desaparecían de la estructura y visión de la materia sin trauma, para surgir en el nuevo nivel vibratorio, el gran escenario de su verdadera VIDA. ¿Cómo sucederá? Pregunté, creyendo que no me merecía la respuesta, sin embargo ella llegó como una caricia al corazón.

“Ocurrirá cuando hayan alcanzado el nivel de frecuencia electrónica, necesario para dar el salto cuántico que les permitirá salir definitivamente de la presión de la caja atómica. El ser-energía al alcanzar esa vibración de encendido sintonizará con los electrones de su vehículo físico y comenzará el proceso, con una sensación maravillosa, jamás experimentada en este plano. Y ello dependerá de cada uno y su capacidad de haber aprendido a crear con AMOR, y este es el tiempo, el universo está con ustedes”.

Pero, tengo una pregunta existencial que ronda cada vez que pienso en una vida perfecta. Me atrae, creo, como a todos el dejar de buscar lo soñado porque está ante nosotros y terminar definitivamente con la incertidumbre y las experiencias de perder lo amado, sin embargo… ¿No será entonces un dejar de sorprenderse y entusiasmarse por los desafíos y logros? Tal vez resulte aburrido estar siempre ante lo seguro y perfecto.”

“Ustedes tienen una idea muy errada respecto a vuestra identidad creadora original. Si yo te informara que es lo que les espera estoy seguro de que me considerarían hasta “libertino”, pues medirían mis respuestas con vuestra propia vara de opuestos y bajas frecuencias. Nada más lejos de ello, mi consejo es que busquen en vuestra propia existencia las claves. Recuerden “Como es arriba es abajo, como es en lo pequeño es en lo grande, sin embargo, perfecto, sin embargo AMOR”. Solo que dejarán de existir los opuestos, la separación y las pérdidas.”

 

“¡Estamos todos muertos!”; Fresia Castro