Un discípulo le preguntó a Hejasi:

— ¿Qué es lo más divertido de los seres humanos?

Y el sabio respondió:

— Piensan siempre lo contrario.

Tienen apuro por crecer y después lamentan la infancia perdida.

Pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para tener salud.

Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente y, así, no viven ni el presente ni el futuro. Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido.

Cómo dicen los seres sublimes, ¿quieren sanar el cuerpo?. Amen, amen y amen. Estén dispuestos a liberarse del pasado que la mente trae una y otra vez machacando sobre lo no resuelto.