Mientras dormimos, mientras no nos recordamos, somos como una gota de agua que se olvida que es una con el mar, y que cuando regrese al oceano recuperará su verdadera identidad.