Los mexicanos de ahora no se sienten depositarios de esos secretos que han sido legados de boca a oreja, por miles y miles de años.

… Pero después de 500 años  empiezan a sentir que ya es hora, que unidos en una sola raza nueva, empiecen a descubrir y dar a conocer los mensajes eternos que encierran sus montañas, sus huacas, sus templos sagrados.

El pacto de silencio ha terminado … hay que seguir investigando …

“El Valle Sagrado de Tepoztlán” Daniel Ruzo

Advertisements