La experiencia chamánica consiste en el acceso –a nivel de la experiencia- a la parte desconocida de nuestra conciencia, a través de la interacción espiritual con las fuerzas de la naturaleza.

A diferencia de la conciencia cotidiana esta otra conciencia no se basa en la razón, sino en el conocimiento silencioso y cumple la función de darle el equilibrio necesario a la razón.

Por ello es demasiado importante para dejarla solo en manos de los chamanes. La conciencia del otro yo, es patrimonio de todos y todos la necesitamos para integrar la totalidad de lo que somos y evitar así que la razón se vuelva contra nosotros mismos🙂