El indio moreno, quemado por el Sol

Labrando la tierra para poder vivir

El mandato divino, cambió mi destino

Caminar por el mundo

Llevando un mensaje de paz

Ser la voz de la selva

Y mensajero de los mayas eternos

 

La riqueza de la Madre Tierra

Es la vida de nosotros los que vivimos en ella

Y de todos los seres vivientes

No contaminemos nuestro suelo

Este suelo bendito

Fue el consuelo de nuestros abuelos

Los mayas eternos

No contaminar el agua

El agua es nuestra sangre

No talar a los ancianos árboles

Los árboles atraen las nubes y humedecen la tierra

No matar a nuestros hermanos animales

 

Todos tenemos derecho a vivir en paz y en libertad

Y no más uso de químicos

No envenenar la tierra

Ya no más exploración y explotación mineras

No a la guerra ni a los ensayos nucleares

Ya no más muerte

 

Piensen en el futuro de la vida de nuestros hijos

Las futuras generaciones

El tiempo está cerca

Vendrá el hambre, vendrá la sequía

Vendrán enfermedades incontrolables

Todo ello, causado por la contaminación

 

Pronto vendrán los suicidios

Será en todo el planeta

Muertos por todos lados

Serán devorados por aves rapiñas

La ley de la vida

 

El por qué me tocó llevar estos mensajes al mundo

Para dar cumplimiento a mi destino

Asombrosas leyendas están en los petroglifos

Ya estamos en el Oxlajuj B’aqtun, Oxlajuj Ajaw

Cuando se cumplen las profecías

El Lobo Herrante, sombrero de petate

Sangre maya, hombre de maíz

Nos llama a que vengan todos

Somos uno