Que los caminos te salgan al paso.

Que el viento sople siempre a tu espalda.

Que el sol brille cálidamente en tu cara.

Y que las lluvias caigan suavemente sobre tus campos.

Ve en paz y contento

Donde quiera que tus pasos te lleven,

Y hasta que nos volvamos a ver

Qué Dios te lleve amablemente en la palma de Su mano.

“Poder sin límites” Anthony Robbins