El poder del verbo es una ciencia muy importante que depende de la Alta Magia y el estudio sobre el modo de pronunciar las palabras sagradas, ocupa una parte importante en la Qabbala, así como el arte de la pronunciación entre los Indios y los Tibetanos, en lo que se refiere al derecho de practicar los “Mantras”.

El Mantra-Shastra es la escritura revelada de las fórmulas herméticas, es el libro de los Poderes del sonido.

Un Mantram es una fórmula mágica, una encantación sagrada, es el poder del verbo que se manifiesta tras vibraciones especiales.

Hay diversas clases de Mantras y cada uno tiene resultados diversos. Son los Mantras los que originaron el canto, así como el baile fue creado a partir de los Mudras.

Los Mudras (ademanes) son procedimientos para apresurar el efecto de las posturas en la Yoga, pero se emplean igualmente para activar el movimiento en la magia operacional. El Sadhak (adepto de la Yoga), a fin de adquirir un estado supranormal, se coloca en “asana” (posición), completada por los mudras correspondientes, después de haber practicado sus pranayamas (registro del aliento); modula sus mantras al mismo tiempo que se ayuda con su técnica especial de concentración.

Modulando sus palabras sagradas (como AUM por ejemplo), él se transpone en otro plano gracias a la interpretación del “Mantra”. El Mantra es la medida de los Tres Mundos. Designa, por ejemplo, los tres elementos que constituyen el AUM y permite al Yoghi gracias a la meditación acerca de ese Mantra, llegar a ser él mismo la medida de toda cosa (existencia universal).

Mantra equivale a la palabra hebraica “Middah”. Una vez alcanzado este estadio, se puede en cierto modo considerar que se vive en un quinto elemento. Consideramos de nuevo nuestra lista de analogías entre los metales, planetas, glándulas, etc..

Notamos que el quinto grado (cuando desarrolla completamente el Yogi la iluminación del Viccudha-Chakra) corresponde al mercurio, el cual toma las formas más diversas según el recipiente en el cual se le coloca: se adapta, así como el Yogi, quien habiendo alcanzado ese estadio, llega a ser él mismo la medida de toda cosa…

Se debe notar también que el Saddhak que llegó a ese estadio, sobresale de los 4 elementos (tierra-agua-fuego y aire) para deshacerse en el Eather. Este principio, que se encuentra en los elementos constitutivos orgánicos, es lo que los alquimistas llamaron La Quinta Esencia o Quinto Principio.

El Æther es la síntesis de los 4 elementos, es decir, una operación que consiste en volver a la Unidad de los “elementarios”.