Alimentarse de carne, de cadáver, es ingerir la muerte, es renunciar a la verdadera vida, es volver al plano animal y negar el perfeccionamiento evolutivo. Comer más de lo necesario es entorpecerse animalizarse, decaer, ridiculizarse, embotarse y atrofiar sus facultades superiores, es elegir la muerte.

Puesto que conoces el camino, has experimentado las diferentes vías y sabes cuál es la es la que te liberará, no aplaces más para un tiempo incierto lo que debes hacer, ahora mismo. Que esto no agrade a tus vecinos, es deplorable para ellos, tu ejemplo les será materia fecunda de reflexiones, que hará siempre un mínimo de buena labor.🙂