Todo lo referente a las posiciones del cuerpo está basado en el hecho de que las glándulas necesitan ser puestas en movimiento para que tengan un perfecto equilibrio que se manifiesta en primer lugar en la salud y posteriormente en el plano psíquico. Los chakras no son otra cosa que la emanación de los plexos endocrinos, es decir, los chakras representan la exacta relación de las glándulas a este respecto. Los siete principales chakras son estos centros nervo-fluídicos, exactas reproducciones de los siete plexos bien conocidos de los ocultistas y son los efluvios sutiles de las 7 principales glándulas llamadas endocrinas.

MULADHARA: Elemento Tierra.

SVADHISTHANA: Elemento Agua.

MANIPURA: Elemento Fuego.

ANAHATA: Elemento Aire.

VISHUDDHA: Elemento Éter.

AGNA: MENTAL.

SAHASRARA Padma: ABSOLUTO.

 

La Tierra, que será el cuerpo sólido, el objeto, el resultado, la forma;

El Agua, el elemento líquido, el obstáculo, pero también la prueba indispensable;

El Fuego, que es el dinamismo, el elemento ígneo que hace el plan de lucha y ofrece la posibilidad de purificación

El Aire, el elemento gaseoso propio para prestar asistencia y ayuda al concurso evolutivo de las cosas.

En el macrocosmo la naturaleza presenta estos cuatro elementos: nuestro planeta y los continentes (la tierra), los mares, océanos y lluvias (el agua), los volcanes, la lava, la temperatura, el sol (elemento fuego) y con la atmósfera (el elemento aire).

En el microcosmo nuestro cuerpo se presenta con los mismos cuatro elementos: sólido (tierra) lo que es nuestro esqueleto; líquido (agua) nuestra sangre, el líquido acuoso cerebral, la orina, el sudor; el elemento ígneo (fuego) en nuestra temperatura y en la putrefacción en los intestinos; finalmente, el elemento gaseoso (aire) con nuestra capacidad pulmonar para la constante absorción del oxígeno.

El elemento éter es obtenido, pues, el día en que, con un equilibrio perfecto, lo lleguemos a identificar con los cuatro elementos contra los cuales el hombre debe generalmente luchar, pero sin los cuales no sería posible que viviera. Interpenetración del uno en el otro, es decir, equilibrio de los cuatro elementos básicos del organismo con los cuatro elementos constitutivos del mundo manifestado en el plano físico.

En seguida, el adepto al perfeccionamiento se ha de elevar en ese estado etérico que le permite alcanzar fenómenos supra-normales con los cuales él trabajará en su evolución final para la elevación del estado mental y la absorción en el Absoluto.