La transmutación del plomo en oro está en tus manos, conviértete en alquimista de tu vida, comienza a preparar el horno donde se produce el milagro, éste no es otro que tu interior. Tú eres el plomo, el oro y la piedra filosofal, ¿o lo ves de otra manera?

🙂