A veces la vida te inunda como la marea
te saca de onda
te mueve el tapete
te hace cuestionar el qué y el cómo
la rigidez ya no sirve
la entrega te salva
dulce vaivén de las olas
te mecen en sus brazos
mientras sueñas que duermes despertando