La mente debe ser conocida por sí misma. Esta es quizás la más
importante parte del trabajo de sanación. Si la mente se conoce, entonces la mayoría de los aspectos importantes de la curación han ocurrido. La conciencia es el microcosmos
de la Ley del Uno.

🙂