Somos todos máscaras de Dios.