”Sin la intuición de lo sublime, no hay libertad posible”.

Nagarjuna.