Deja que tu mente se relaje, como un pètalo de loto en el agua turbia. La flor de loto crece en el fango, pero crece por encima de èl, de forma que no se ensucia ni se mancha. Algo tan bello y puro hace del loto un sìmbolo de kaivalyam o liberaciòn. Es sinònimo de liberaciòn del sufrimiento, que es la finalidad del yoga.

😉