Todo lo que tienes, espiritual o materialmente, te ha sido dado “para el uso” mejor y más provechoso que puedas hacer de ello: usa, pues, tus facultades y tus bienes (los talentos que has recibido) como mejor lo puedas, y de esta manera se te multiplicarán en vez de perderlos.