La lluvia no se queda pegada al cielo: sólo es sabio quien comparte sus conocimientos.