Y al octavo día…

fuego y latido

brasa y vida

uno y todo

pétalo y flor

inalterable rotación 

aparente desconcierto

respirando acompasados

palpitando juntos

nos hemos convertido en sol