No hay que olvidar que nuestra aparición fue el fruto de un proceso universal y estelar.

Si venimos de las estrellas, si en nuestros cuerpos se han detectado restos de polvo estelar como constituyente de nuestro organismo, también tenemos en la piel la memoria de la manifestación inicial del universo.