Durante la Segunda Guerra Mundial apresaron aun hombre y le metieron en un campo de concentración. Este hombre violó una de las reglas y fue llevado a un oficial para ser castigado por su acción. El oficial señaló una puerta negra, y dijo “Tienes dos opciones. Puedes atravesar la puerta de la izquierda y ver que hay al otro lado, o puedes quedarte ahí frente al pelotón de fusilamiento”.

El prisionero eligió ponerse delante del pelotón de fusilamiento. Le dispararon y murió.

Un guardia que estaba junto al oficial le preguntó: “¿Qué hay detrás de la puerta negra?”.

El oficial respondió: “Libertad”. Hubo un momento de silencio. Luego prosiguió: “Si alguien tiene el coraje de enfrentarse a lo desconocido, merece su libertad.” También comentó que todos los que se habían visto ante esa elección habían elegido el pelotón de fusilamiento.