Es de fundamental importancia recordar que al asistir a un ritual sagrado nos proporciona una fuerza muy especial para el futuro. El secreto de esa fuerza se esconde en uno de los grandes consejos que han dado siempre los maestros: cuando tengas un problema, relájate y viaja mentalmente al lugar donde participaste por última vez en un ritual sagrado, e intenta resolver tu problema desde ahi.

🙂