Si pudieras recordar Quién Eres, tus dudas se esfumarían.

Si pudieras decir lo que quieres, el mundo se te abriría.

Si pudieras verte brillar por la noche mientras duermes,

Si pudieras reconocerte, tomar tus dones…

Si pudieras simplemente mirarte al espejo y verte;

si pudieras traspasar tus ojos, y llegar a la tu máxima Fuente:

¿Qué preguntas persistirían? ¿Qué miedo se atrevería a hacerte frente?

Si pudieras ir lentamente hacia Ti mismo,

con la luz de tu farol, con un tiempo sin reloj,

descubrirías, sencillamente, que no hay apuro para Encontrarse,

que no hay verdades permanentes,

que no hay fracasos, sino experiencias,

que no hay polaridad, hay diferencias.

Que llegaste en el momento justo a la cita contigo mismo,

que nada se perdió en el camino,

que todo se transformó en fortaleza.

Y la fortaleza ahora es tu mayor Don.

Agradece lo que Eres, viviéndolo plenamente.

Nancy Ortiz