Convertirse en Ciudadano del Mundo, transgredir los límites de nacionalidad y de cultura, es el primer Acto Revolucionario.