Un guerrero samurái se presentó frente a un gran maestro y le preguntó dónde estaban las puertas que conducían al infierno y al cielo.

El maestro se río y contestó: “¿Un samurái, tú? Pareces un mendigo

El guerrero se sintió herido en su orgullo y desenfundó su espada para matar al maestro, cuando este le dijo:

-Esta es la puerta del infierno.

Inmediatamente el samurái entendió. Puso la espada en su cinto, y el maestro le dijo:

-Y esta es la puerta del cielo.  🙂

Advertisements