– ¿Qué me podría dar espiritualidad, preguntó el alcohólico?
– Una intoxicación no alcohólica.
😉