Lo infinitesimal deviene infinito de todas maneras. Es eso lo que percibió el sabio que dijo: “YO SOY inmortal, sin edad, eterno, no hay nada en la Vida o en la Luz que yo no sea”. Esta es su verdadera divinidad cuando efectúa realmente la ascensión.